Por: Emilia Quiñones Otal

Como un buen ensayo que comienza con una atractiva selección de palabras, así es la primera imagen que observamos de la exposición de Belkis Ayón en el Museo del Barrio titulada NKAME. La espectadora se encuentra en la misma sala, con una serie de trabajos al rededor de la obra La cena (1991). Vemos la pieza en cuestión, luego una versión anterior en colores vivos, las placas de la colografía y algunos trabajos relacionados. 

lacena-1993

Es con este primer vistazo que la curadora, Cristina Vives, logra llamar la atención de la enigmática artista cuya obra tiene tanto misterio como su vida. Desde ahí las obras se suceden siguiendo una cronología, desde sus primeros estudios con la colografía, sus primeros pasos para representar las creencias y los ritos de la sociedad secreta Abakuá, y su desarrollo como artista plástica que lleva el concepto de lo concreto a lo abstracto y convierte su discurso local en uno universal.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s