Escrito por: Dianne Brás Feliciano, Emilia Quiñones Otal y Mariel Quiñones Vélez

Edición: Sabrina Ramos Rubén

TransForma Colectivo Curatorial

Nota de las autoras: En este artículo, tres curadoras puertorriqueñas que experimentan las consecuencias del huracán María, hacen sus observaciones sobre las implicaciones de este desastre natural en las vidas de artistas, gestores e instituciones culturales de Puerto Rico. El texto es producto de entrevistas a artistas e información divulgada en prensa y medios sociales de las organizaciones mencionadas.

Ante la insistencia de los amos blancos en el norte de contar la historia de quienes sufrimos y padecemos la devastación del huracán María, se hace urgente narrar nuestra experiencia sin intermediarios ni intérpretes. En especial, contar la historia del sector creativo y artístico. En un país que lleva colonizado más de cinco siglos, resulta imperativo que sus habitantes puedan relatar su historia con voz propia. Las potencias colonizadoras y sus representantes ya han tenido protagonismo suficiente.

El mes de septiembre fue aciago para Puerto Rico. Nadie se salvó de la devastación del huracán María cuando ya Irma había desestabilizado la situación general del País. Aun así, no todxs sufrieron los embates igual. Mientras lxs habitantes privilegiados de las zonas ricas de Puerto Rico dormían con aire acondicionado gracias a sus generadores eléctricos y a la facilidad de conseguir diesel, el resto del país comenzaba una larga travesía de vivir sin techo, sin luz, sin agua, sin educación y sin trabajo. Muchxs vieron a sus familiares salir de Puerto Rico mientras el resto se preguntaba si ya era hora de hacer lo mismo. El ambiente cultural y educativo de nuestra tierra ya había sufrido los embates de los recortes presupuestarios y la Junta de Control Fiscal desde mucho antes. El huracán agravó la desolación.

IMG_7050

El impacto de María destruyó varios parques en el pueblo de Gurabo y aún los escombros quedan como evidencia.

IMG_7048

Las planchas que cubrían el techo del Coliseo Fernando “Rube” Hernández de Gurabo aún se mantienen en los predios. Todavía hay zonas de Gurabo sin energía eléctrica.

A pesar de que María pasó hace casi 5 meses atrás, aún hoy permanecemos en necesidad. De ser meramente un evento de la naturaleza, el mal manejo, la ineptitud y la corrupción de los gobiernos (tanto locales como de la metrópoli) han hecho que se convirtiera en una crisis humanitaria. Fuera de las ciudades principales de la Isla, el 30 por ciento de los abonados todavía esperan por el restablecimiento de energía eléctrica y en varios municipios incluso carecen de agua potable. Los suministros de agencias estatales y federales se han tardado demasiado en llegar a quienes más les hacen falta.

En nuestras conversaciones con algunxs de los profesionales de las bellas artes, notamos como sus condiciones de vida, ya precarias, empeoraron en septiembre de 2017. Techos rotos, estudios destrozados, obras de arte perdidas y vidas personales y laborales que han tocado fondo. La artista Norma Vila sufrió la pérdida de su taller, materiales de arte y equipo de trabajo que en estos momentos ha tenido que enfocar sus esfuerzos y tiempo de producción en poder recuperar su situación económica trás la pérdida de una de sus fuentes de ingreso, y los gastos extraordinarios causados por el paso del huracán. FEMA solo le ayudó con 500 dólares, denegándole el resto de las ayudas. El taller que comparten lxs artistas Walter “Tito” Fernández, Lilliam Nieves, Heryk Tomassini y Pedro Vélez en Viejo San Juan sufrió daños. La parte del techo y la pared trasera se derrumbó. Se inundó el techo, lo que provocó que entrara agua al contador. El saldo es de miles de dólares en daños estructurales y a eso le sumamos la pérdida de obras en proceso. Al igual que a muchxs otrxs artistas la falta de electricidad e internet fue perjudicial: no podían utilizar herramientas para crear y sin el acceso a wifi no podían comunicarse con coleccionistas e instituciones interesadas en presentar o adquirir sus obras. La esperanza de estxs artistas son solo algunas becas que ofrecen instituciones museísticas y culturales de Puerto Rico y Estados Unidos, tales como el Museo de Arte Contemporáneo de Puerto Rico, el Massachussets Museum of Contemporary Art, la Wesleyan University, el Instituto de Cultura Puertorriqueña y Beta Local que recibió $350,000 de fundaciones en los Estados Unidos y donantes particulares.

26827607_10156063204478792_342471310_o

Estudio y almacén de materiales de la artista Norma Vila pocas horas después del paso del huracán.

Si fue duro ver a muchos individuos y núcleos familiares afectados por la falta de ingresos en un momento de tanta fragilidad y necesidad, fue más que indignante ver cómo corporaciones financieramente estables y sin pérdidas materiales usaron la catástrofe para justificar el despido de empleadxs por supuestas pérdidas de ganancias.  Este fue el caso de la empresa millonaria GFR Media (Grupo Ferré Rangel), dueños de los periódicos El Nuevo Día y Primera Hora,  y de la institución cultural el Museo de Arte de Ponce.

El 26 de octubre de 2017, apenas a un mes después de María, GFR Media despidió a 59 trabajadores. Se les negaron los beneficios correspondientes por convenio, una acción contraria a sus campañas publicitarias a favor de la reconstrucción de Puerto Rico. Cabe destacar que los directivos de esta corporación forman parte de la Junta Directiva de Unidos por Puerto Rico, entidad creada por la Primera Dama del País con el propósito de recaudar ayudas y fondos para damnificados del huracán, entidad cuya gestión en el otorgamiento de asistencia ha sido cuestionada. Los despidos de octubre ya hacían la quinta ocasión que, en menos de tres años, la empresa cesanteaba a empleados de carrera con muchos años de servicio y con la única misión de asegurar sus ganancias. GFR Media, que hasta el momento no ha demostrado insolvencia económica alguna, ha dejado en la calle a periodistas veteranos. Entre los empleados cesanteados sobresalen un grupo de artistas gráficos y los únicos dos caricaturistas que trabajaban en ambos periódicos. Ya no hay caricaturas en las páginas de estos diarios, algo que venían proyectando desde que en tiempos recientes dieron más peso al reclamo del presidente de la Cámara de Representantes, Johnny Méndez, que al trabajo crítico del caricaturista de Pepito, Harold Jessurun.  El trabajo de estos artistas del humor gráfico ha quedado menospreciado por la falta de sensibilidad de una gerencia que solo responde al lucro.

Sin importar las consecuencias nefastas de una ola de despidos, el 4 de diciembre el Museo de Arte de Ponce realizaba una campaña de recaudación de fondos en la ciudad de Nueva York. La promoción de dicha actividad que vimos en la cuenta de Instagram de Klaus Biesenbach, curador del MoMA PS1 no era clara respecto a quiénes beneficiarían las donaciones monetarias. Solo utilizaba como imagen promocional los daños que ocasionó el huracán María al Museo mediante un vídeo en que había árboles caídos en las aceras frente al edificio y en sus jardines interiores. El edificio del Museo de Arte de Ponce no sufrió daños a su estructura ni a sus colecciones, lo que les permitió abrir sus puertas a pocos días del huracán y llevar a cabo actividades recreativas en diversos pueblos de la región sur. No obstante, la comunidad artística fue excluida de sus gestiones de ayuda.

También quedó al descubierto la situación precaria de los museos puertorriqueños, ya sea por falta de fondos o por incompetencia administrativa de sus municipios. En San Juan hubo inundaciones en los días posteriores al huracán cuando las bombas de succión de agua no funcionaban por falta de electricidad y no se controlaron las escorrentías de las copiosas lluvias de la temporada. El 7 de noviembre el recién renovado sótano del Museo de Arte de Puerto Rico, que alberga el Departamento de Educación de la institución,  se inundó. Según Marta Mabel Pérez, la directora interina del Museo, las pérdidas llegaron a medio millón de dólares. Aunque alegan que ninguna obra sufrió daños, la entrada de agua debe ser de extrema preocupación para cualquier institución que custodie obras de arte. Otros museos, como el MuSA en Mayagüez, tuvieron que incurrir en reparaciones de goteras para evitar daños a las salas de exposiciones. Resulta alarmante analizar el futuro del patrimonio tangible de nuestro país si pensamos en que casi todas las instituciones educativas y culturales que albergan colecciones valiosas de nuestra isla estuvieron cerradas, con posibles problemas de humedad y temperatura, durante al menos un mes. Muchas de estas piezas adquirieron hongos y plagas mientras se mantenían las instituciones cerradas y sin electricidad. Otro problema es la cantidad de tiempo transcurrido para lograr la restauración de estos materiales debido a la dilación de los seguros al responder y la falta de dinero para que las instituciones asuman esos costos.

El panorama para lxs trabajadorxs culturales es poco alentador. Si ya de por sí lxs empleadaxs de esta industria (especialmente de los museos) son mal pagados, tras María la situación recrudeció. Muchos de ellxs han perdido sus empleos. A otrxs les han recortado sus derechos adquiridos a causa de la falta de fondos. Las circunstancias son tan severas que han forzado a artistas y trabajadores culturales, tanto jóvenes como veteranos, a partir del país buscando estabilidad para sus familias. En el caso de los miembros de TransForma, además de los daños en sus residencias y los largos meses sin luz ni acceso a internet para poder realizar investigaciones curatoriales y académicas, sus proyectos y fuentes de ingresos fueron impactados. Dianne Brás Feliciano no cobró su sueldo durante un mes y se vio obligada a posponer dos proyectos curatoriales. Sabrina Ramos Rubén se vio perjudicada por el retraso en la fecha de apertura de una exhibición y la postergación indefinida de un proyecto. Mariel Quiñones Vélez tuvo demoras en sus curadurías y no fue hasta el 24 de enero que se restableció el servicio de electricidad en su hogar en Gurabo. Emilia Quiñones Otal sufrió la extensión del semestre académico en el Recinto de Mayagüez de la UPR sin cobrar por tiempo lectivo adicional. Como consecuencia, estuvo tres meses y medio sin recibir un cheque.

27901108_10155899164391007_608035481_o

Lxs docentes sin plaza del Recinto de Mayagüez de la UPR colgaron pancartas por el recinto para dejar saber a la comunidad universitaria la situación de vulnerabilidad que atraviesan.

Ante la ineficiencia en el despliegue de ayuda a los damnificados, resalta la solidaridad de personas como Antonio Castro Barreto, joven coleccionista, quien junto a varixs artistas locales creó el proyecto Artists for Puerto Rico. Mediante esta iniciativa recaudaron más de $30,000 para llevar asistencia y suministros a comunidades olvidadas en el pueblo montañoso de Yabucoa. Artists for Puerto Rico comenzó con un compartir y una rifa de piezas de arte en La Respuesta, Santurce. Para ello, decenas de artistas -incluso aquellos afectados-, donaron obras para la causa. Como alternativa a agendas institucionales destaca la acción de varios artistas que han asumido un rol activo al ayudar a suplir las necesidades de personas, otros artistas y comunidades que han sufrido pérdidas significativas y que aún hoy lidian con la falta de energía eléctrica, agua y comunicaciones.  Además, cabe destacar los esfuerzos de Off the Grid, liderada por la fotógrafa Gretchen Ruiz Ramos y los trabajos para rescatar la obra de los artistas José Rosa y Analida Burgos bajo la iniciativa de Iván Girona.

22814088_10159496597150427_7304349637890277829_n

Gretchen Ruiz Ramos junto a Eugenio Sastre Fernández, líder de la comunidad sorda de Puerto Rico. Además de trabajar con FEMA como intérprete de señas, Eugenio también realiza labor de voluntario en las comunidades afectadas de Puerto Rico. Gretchen entregó cargadores solares para teléfono y lámparas solares.

Durante este tiempo de carencia de servicios básicos, nuestrxs artistas vieron oportunidades de expresión y producción creativa con el mínimo de materiales. Señalamos el trabajo del Taller La Grabadora de la artista Migdalia Umpierre, quien creó una singular serie de estampas pequeñas con matrices de goma, inspiradas en las comidas enlatadas, objetos y utensilios que utilizamos los puertorriqueños en este periodo post-huracán. Lxs artistas han asumido un compromiso social mucho mayor aún que lo esperado de las instituciones gubernamentales obligadas a responder al pueblo.

954E2E3E-1423-41E8-9207-62CAEA9299ED

Parte de los daños sufridos en el taller de Walter Fernández, Lilliam Nieves, Heryk Tomassini. y Pedro Vélez.

Hemos sido testigos de la apatía de los mecanismos de poder hacia las vicisitudes de los que vivimos en la Isla. La indiferencia del estado, cuyo propósito es la ganancia propia y de las corporaciones a costa del trauma inmediato al desastre, derivó en negligencia para atender las necesidades más elementales. Han sido las organizaciones ciudadanas quienes han hecho esfuerzos loables de auxilio: llegaron a comunidades inaccesibles para proveer comida y agua, limpiaron escombros y capacitaron escuelas. Aunque en la esfera de las artes visuales varias instituciones tuvieron iniciativas importantes de ayuda, – una vez más- la autogestión de lxs artistas es la mayor responsable en perpetuar el ecosistema cultural de Puerto Rico.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

La artista Migdalia Umpierre realizó una serie de obra gráfica titulada Las comidas y cosas de María para concienciar sobre la falta de energía eléctrica por meses en Puerto Rico. Cada obra es un grabado en relieve impreso con tinta de aceite en papel 100% de algodón, 8″ x 7″.

 

Enlaces relacionados

El huracán María trae perdidas de talleres, obras y económicas a nuestros artistas plásticos

Exponen al Puerto Rico pos-María a través del arte

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s